Con los sueños propios de mi adolescencia, estudiaba peluquería en la ciudad de Nueva York. Inicie sin darme cuenta lo que sería con el pasar de los años el proyecto que hoy brinda importantes servicios a la sociedad dominicana.

Fue mi costumbre ir de paseo por la calle 42 de esa urbe, en compañía de mi novio, que luego se convertiría en el compañero inseparable de mi vida. En esos paseos compartía con el firme decisión de tener un salón de belleza en la República Dominicana que llevara el nombre de DAISY'S COIFFURE.

Años mas tarde, preparamos el viaje para regresar al país, vendimos nuestro carro y adquirimos los primeros secadores de cabello, que mi esposo debió reparar pues sufrieron algunas roturas al sacarlos de la aduana.

A raíz de la revolución de Abril de 1965, instalé el negocio en una habitación de nuestro hogar y opte por cambiar aquella palabra de origen francés por una frase comprensible para todos, así comenzó el salón Daisy, en la calle D #52 del Ensanche Ozama. Del Ensanche Ozama, en el 1967, nos trasladamos a la calle Juan Sánchez Ramírez # 2 e iniciamos la segunda etapa del proyecto...

El Salón Daisy creció, el sueño tomaba forma de realidad, dejó de estar en mi mente y corazón, para ergirse seguro y firme. Es así como llegamos a la calle Benito Moción Esq. Juan Sánchez Ramírez, adquiriendo un nombre que hablaba de servicio, entrega y sacrificio.

Al construir un lugar con el concepto SALUD, BELLEZA Y BIENESTAR, damos paso a lo que hoy es "DAISY GRAN SALON & SPA"

La importancia de trazarme metas, de trabajar sin descanso para hacer realidad mis sueños. El contar con el apoyo de mi familia, de un equipo humano eficiente y someterme a una capacitación constante, con los factores determinantes para el logro de mis objetivos.